¿Cómo criar a un niño con TDAH?

El TDAH, o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, consta de tres factores: trastornos de concentración, impulsividad y movilidad excesiva. Criar a un niño con TDAH es difícil, pero la conducta adecuada de los padres puede aliviar los síntomas del trastorno e incluso llegar a su extinción.

Aprendiendo a concentrarse

El primer paso para educar adecuadamente a un niño con TDAH es darse cuenta de que su comportamiento no es inherentemente maligno sino que proviene de un trastorno, por lo que la ira y los castigos no tendrán éxito. La atención de un niño hiperactivo se siente igualmente atraída por cualquier estímulo del entorno, por lo que para atraer su atención, debe tocarlo suavemente y hacer contacto visual, y luego transmitir el mensaje de la manera más concisa y específica. Esto, porque un niño con TDAH no puede prestar atención a los mensajes más largos.

Para ayudarlo a desarrollar habilidades de concentración, los padres no deben ayudarlo, sino que mediante el recuerdo y la repetición paciente, ayuden a completar una actividad. Si es posible, reduzca la cantidad de estímulos que distraen durante este tiempo (por ejemplo, apagando el televisor, cerrando la ventana para que ningún ruido exterior pueda llegar a la habitación). También es muy importante elogiarlo por cada actividad, incluso la más pequeña, completada (como unir un rompecabezas, volver a colocar un juguete), lo que fortalecerá su motivación para seguir nuestras instrucciones cuidadosamente.

Es sumamente importante introducir una rutina en la vida de su hijo, por ejemplo, la tarea siempre se hace después del almuerzo y bañarse siempre después de la cena: esta rutina ayudará a su hijo a orientarse en las diversas actividades diarias. incluso la actividad más pequeña completada (como unir un rompecabezas, volver a colocar el juguete), lo que fortalecerá su motivación para seguir nuestras instrucciones con cuidado. Es importante introducir una rutina en la vida de su hijo, por ejemplo, la tarea siempre se hace después del almuerzo y bañarse siempre después de la cena: esta rutina ayudará a su hijo a orientarse en las diversas actividades diarias; incluso la actividad más pequeña completada (como unir un rompecabezas, volver a colocar el juguete), lo que fortalecerá su motivación para seguir nuestras instrucciones con cuidado. Es importante introducir una rutina en la vida de su hijo, por ejemplo, la tarea siempre se hace después del almuerzo y bañarse siempre después de la cena: esta rutina ayudará a su hijo a orientarse en las diversas actividades diarias.

La esencia de la comunicación

Al criar a un niño con TDAH es muy importante darle una sensación de seguridad, comprensión y aceptación. Cuando le hable, debe mirarlo a los ojos, evitar oraciones complejas y repetidamente complejas, asegúrese de que las instrucciones sean breves y específicas. También puede pedirle que repita su solicitud, lo que mejorará sus habilidades de escucha y memoria. Un niño hiperactivo debe ser consciente de que las normas se aplican a él en la misma medida que a los demás miembros de la familia, y será sancionado por su comportamiento inapropiado. Los castigos deben aplicarse inmediatamente después de un comportamiento indeseable, de manera acorde con la ofensa, y nunca utilizar el castigo corporal. Las conductas derivadas del propio trastorno, como el aumento de la movilidad o el olvido de los deberes, no deben ser sancionados, porque el niño es incapaz de controlarlos, además, este tipo de castigo puede aumentar los síntomas de hiperactividad. El niño debe sentirse aceptado y amado aunque no siempre escuche y siga las instrucciones de los padres como si quisieran. (Ver fuente)

Los padres también deben recordar que el aprendizaje no se basa en la observación, por lo que es bueno limitar la comunicación no verbal al criar a un niño con TDAH prestando más atención a la comunicación verbal tranquila y concisa.

Deja un comentario